¡Seguinos!  

HomeHomenajesA 60 años de la final del ‘51, Converti: "Soy hijo de Banfield"

Miguel Convertiviernes, 02 de diciembre de 2011.  Se cumplen 60 años del subcampeonato de 1951, año en el que el taladro irrumpió con fuerza y apabulló a los equipos grandes para coronarse en la primera posición de la tabla al finalizar el torneo, que tuvo goleadas y pasajes históricos para nuestros corazones en verde y blanco. Hoy en Mendoza, Miguel Converti habla de "su Banfield" y la rica historia que escribieron juntos.  Los Andes On Line le realizó una entrevista muy interesente que compartiremos con ustedes, fue realizada por José Félix Suárez - Especial para Más Deportes.

"Soy hijo de Banfield" reconoce Miguel Converti cuando evoca con una expresiva sonrisa sus comienzos en una sexta división allá por 1941, sus 5 temporadas en divisiones inferiores, su debut en primera hacia 1946 junto a su inseparable amigo Juan José Pizzuti, su condición de titular siempre como puntero derecho desde 1949 hasta 1955 y aquellas dos recordadas finales frente a Racing Club que se jugaron el miércoles 1 y el domingo 5 de diciembre de 1951 en la cancha de San Lorenzo de Almagro -el Viejo Gasómetro de la Av. La Plata- para definir el título de esa temporada en el fútbol argentino.

 

"Se han cumplido 60 años de aquel eterno recuerdo en que un equipo chico estuvo a un paso de coronarse campeón por primera vez y el Cholo se emociona como un pibe en la charla con Más Deportes: "Racing nos ganó 1 a 0 la segunda final con un golazo de Mario Boyé, al que apodaban el Atómico por la potencia de su remate, con un disparo a media altura apenas al minuto del segundo tiempo que se le coló en un ángulo a Graneros".


"El primer partido había terminado 0 a 0 y también habíamos empatado los restantes dos juegos del torneo oficial (1 a 1 en la 9na. fecha el 17 de junio en Banfield con goles de Albella (B) de penal y Blanco (R) y también 1 a 1 en la 26ª fecha el 30 de setiembre en cancha de Boca donde Racing hacía de local, conquistas de Ameal (R) y Albella (B). Entonces no había cambios y jugué todo el segundo tiempo con una fisura. Sólo pude calmar el fuerte dolor con una inyección de novocaína".

Cuenta Converti: "Es cierto lo que siempre se dijo de que Evita quería que ganara Banfield. Ella tenía simpatía por nosotros y se inclinaba por el equipo más débil frente al poderoso que ya había ganado los dos campeonatos anteriores. Al peronismo le convenía por una razón política el triunfo del más humilde para llegar a las clases más pobres aunque se decía que Perón era simpatizante de Racing".


"Por eso tuvimos el apoyo de todas las hinchadas, salvo la de la Academia, claro está. Al año siguiente en 1952 cuando falleció Evita, todo el plantel de Banfield acudió al sepelio de sus restos y transmitió sus condolencias al general Perón. Con Pizzuti que era un jugador de 25 goles por torneo, podríamos haber salido campeones pero ese año había sido transferido a River junto a Hernández a cambio de Huarte, Sánchez y Caviglia, en tanto que Grisetti fue a Racing en trueque por Graneros".


"Para mí el equipo del 50 fue superior al del 51 no sólo porque teníamos a Pizzuti sino también a Grisetti en la valla, al que se conocía como "el arquero suicida", y al peruano Guzmán en la defensa. Casi al final de la segunda rueda de ese campeonato (32ª. fecha, 12 de noviembre) les ganamos 3 a 0 en nuestra cancha cuando Racing ya festejaba el título con dos goles de Pizzuti y el restante de Tolosa. Me acuerdo que un diario deportivo de la época -El Pampero- tituló a lo ancho de la página: "¿Quién es el campeón?".


Además, en la jornada inaugural de 1949 (24 de abril) les empatamos 2 a 2 con un gol mío y el otro de Pizzuti de penal. En esos tiempos éramos algo así como "la sombra negra" de Racing. Sin embargo ellos nos ganaron la segunda final del 51 y pasaron a la historia como los tri-campeones".


Comenta también el Cholo: "El técnico era un dirigente, don Félix Zurdo, pero el que manejaba todo era el preparador físico, el profesor Adolfo Mogilesky. Había un buen grupo humano, una buena relación y mucho compañerismo entre nosotros aunque mis mejores amigos eran Tito Pizzuti y Eliseo Mouriño. Los jueves a la tarde hacíamos fútbol y después del entrenamiento los tres nos reuníamos a comer pastas en el restaurante "Bandera Argentina".

Luego Eliseo se iba a su casa y nosotros dos nos íbamos a milonguear. En 1951, con Racing, igualamos el primer puesto con 44 puntos, pero como a mitad de año se había anulado el gol-average no nos sirvió de nada tener una mejor diferencia de gol (Banfield 63 a favor y 33 en contra; Racing 60 a favor y 37 en contra). En la antepenúltima jornada perdimos un partido increíble frente a Chacarita que nos ganó 2 a 1 con una formación juvenil, aunque esa tarde no nos dieron un penal".


"En la penúltima nos alcanzó Racing porque quedamos libres. Del arbitraje de las dos finales no hay nada que reprochar porque los árbitros ingleses Wilbraham y Cross dirigieron bien. Banfield nos reunió en 1971 a los 20 años cuando nos dieron una medalla de oro. Ahora nos van a homenajear nuevamente el 20 de diciembre, aunque sólo estamos con vida Huarte y yo. También el martes 13 voy a recibir el cariño de mi querida Mendoza, donde me radiqué para siempre allá por 1959 cuando vine a Gimnasia".

José Félix Suárez - Especial para Más Deportes

A 60 años de la final del ‘51, Converti:

Noticias Nuevas:
Notas pasadas:

¡Seguinos en Twitter!

Encontranos en Facebook